Siempre he tenido “aprender a coser” en el cestito de cosas con las que ponerme algún día. Mi madre ha sido costurera toda su vida, tengo bastantes conocidos que se cosen sus propios disfraces, y últimamente mi hermana ha aprendido a coser y ha montado su propia línea de costura, y entre otras cosas da clases de patronaje.

Por un motivo u otro siempre lo iba dejando para más tarde. Y por ningún motivo en particular, hace un mes me dije “ey, voy a buscar cursos de costura”, y eché mano de google. Me sorprendió que hubiera tal cantidad y variedad de talleres y cursos de costura, patchwork, ganchillo y derivados del benceno. Como lo único que sé hacer con aguja e hilo es coser botones y cogerle el dobladillo a los pantalones, estudié un poco la oferta, y llegué a la conclusión de que lo primero que debía hacer si quería aprender a coser como dios manda era aprender a usar la máquina de coser.

Y había un cursito de “iniciación a la costura” que impartía Trizas y Trazos, en cuya descripción comentaba que enseñaban a usar la máquina de coser y que no se necesitaba ningún tipo de conocimiento previo.

Como podéis deducir, me apunté al curso, y de mi experiencia en él os voy a hablar ^^

…………………….

Para variar, llegué tarde al curso. Iba bien de tiempo pero salí por la salida equivocada de Atocha, y dado que tanto el sol como la alergia pegaban fuerte preferí llegar tarde a correr. El lugar era una de esas tiendecitas pequeñitas y monas hasta la embolia, con un sótano acondicionado para los talleres.

Esto era lo que se veía según bajabas las escaleras ^^
Esto era lo que se veía según bajabas las escaleras ^^

Lo primero que nos comentó la profesora – que de aquí en adelante llamaré Paloma, no por capricho sino porque se llama así – fue qué era cada parte de la máquina de coser, qué significaba cada dial, cómo se enhebraba y cómo se usaba el prensatelas. Me encantan los aparatejos con botones y ruletas así que disfruté bastante de la explicación, que además me pareció muy clara y amena. Luego, en unos trocitos de tela que teníamos junto a cada máquina de coser, practicamos diferentes tipos de puntada, de longitud de puntada, y luego un par de esquinas y curvas.

IMG_20160527_225146 IMG_20160527_225206
Los trocitos de tela con mis prácticas en la máquina de coser ❤

Más o menos a mediodía hicimos un descanso para tomar un café con galletitas y mini cruasanes. Y tengo que poner aquí una foto de las tazas y la mesita con los platos de galletas porque me pareció la cosa más mona del mundo.

IMG_20160521_123031 IMG_20160521_123807
Morí mucho de amor durante todo el curso, en serio. Era todo MUY MONO.

En una mesa a un lado del taller había varios pares de telitas ya cortadas, dos para la parte de fuera y dos para el forro, y varias cremalleras de colores. Y junto a cada máquina de coser, además de los retales para practicar, había dos trocitos de guata con la forma ya cortada también.

Estos fueron los colores que escogí yo.
Estos fueron los colores que escogí yo

Aquí un par de diseños más:

La tela verde a topos era la de fuera, y la rosita con flores el forro. Al final la chica cambió la cremallera por una amarillo pastel, y la combinación de colores quedó la más bonita de todas.

Preciosa combinación de rosa y morado. También quedó precioso.
Preciosa combinación de rosa y morado. También quedó precioso.

Paloma nos enseñó cómo coser la guata y la tela de fuera juntas por el borde, y luego cómo colocar la cremallera, el forro y la tela para coserlo todo junto. Esta parte me gustó especialmente porque se necesita un prensatelas diferente para coser cremalleras, y hay que tener cuidado con el cuerpo del deslizador .

Colocando la telita y la guata juntas para coserlas por un extremo. En la foto está mal colocada, el borde tenía que alinearse con el centro del prensatelas. Luego las coloqué bien, eh.
La guata cosida por el borde a la tela de fuera
La tela, la guata, el forro y la cremallera cosidos.

Paloma nos explicó cómo coser el otro lado de la cremallera con la tela y el forro, cómo planchar las telitas para “dirigir la tela” y que la cremallera no pillara el forro, y luego cómo coser los bordes con el margen de costura y haciendo esquina en la cremallera (dejando un agujero en el forro, porque seguro que os habéis dado cuenta, pero estábamos cosiendo el monederito del revés y por ese agujero habría que darle la vuelta -, y luego lo más complicado, coser las esquinas.

Tras darle la vuelta al monederito, lo último que nos explicó Paloma fue cómo rematarlo a mano con una costura invisible, y con esto acabó el taller.

Aquí cosiendo el agujerito a mano. Me hizo gracia la forma que tenía así que le hice una foto 😛

Aquí podéis ver cómo me quedó el monedero:

Es la cosita más mona del mundo mundial y estoy super orgullosa de ella >3<
Es la cosita más mona del mundo mundial y estoy super orgullosa de ella >3<

Decir que Paloma estuvo muy atenta a todos durante el taller, explicando las cosas claramente e intentando ayudar de la forma más personalizada posible. El curso se alargó una hora más, de hecho, y ella no dijo ni pío y siguió explicándonos hasta que acabamos los monederos, cosa que agradezco mucho. Nos llevamos a casa nuestros apuntes de la primera parte del taller, los retalitos de prueba, el monedero, y el patrón para hacerlo. Salí super contenta del curso y con ganas de hacer más talleres en esa tienda, lo recomiendo totalmente 😀

 

…………………………………………………………………

Espero que esta entrada os haya gustado, y si no, como siempre, aquí tenéis un gato para compensar:

funny-cat-meme-17-charity-owl

Anuncios